Columna: «Psicología Deportiva para Padres»

Solemos pensar que el deporte nos va a ayudar a complementar la educación de nuestros hijos, pero como todo en la vida, el resultado final dependerá de cómo apliquemos algunas variables que, muchas veces, terminan marcando a fuego a esas personitas.
Es muy común encontrarnos con chicos y chicas que, ya entrados en una carrera deportiva, caen en la cuenta que, el deporte que practican no los apasiona tanto, sencillamente, porque no lo eligieron.
Uno de los primeros errores que cometemos cómo padres es orientarlos hacia una actividad (la que hicimos nosotros, la que más cómodo me queda o aquella en la que creemos o nos dicen que tiene más chance de destacarse), en lugar de dejarlos elegir.

Lo recomendable es dejarlos elegir que deporte o actividad desean practicar, y, ya entrando a la adolescencia, dejarlos elegir como y con qué nivel de compromiso la quieren realizar. Muchas veces, inferimos que, porque los creemos buenos o comprometidos, ellos quieren hacer carrera o dedicarse, y lo cierto es que no siempre es así. A veces persisten para no defraudar o desilusionarnos, no necesariamente porque les guste tanto o lo tengan tan claro.
El error aquí es no preguntar, o más profundamente, no escucharlos o interpretarlos correctamente, por aquel viejo mandato de «yo se lo que te conviene».

Otro punto a tener en cuenta es la importancia que le damos al deporte. Sí, porque muchas veces lo ponemos por encima de otros temas en la conversación familiar. Y terminamos hablando de táctica, del entrenador o los compañeros, restándole tiempo a otros temas de la vida tan o más importantes que el deporte.

¿Otra? Somos padres, no entrenadores. Y acá no importa cuánto sabemos de la actividad que realizan. Nuestro rol es acompañar, apoyar, alentar, invitar a pensar… No dar indicaciones, consejos técnicos / tácticos, exigir o criticar.

La última… Somos ejemplo, y nuestro comportamiento en la tribuna cuenta. Si gritas, te enfervorizas, y ni hablar si insultas a rivales o al árbitro, estás sentando un precedente muy negativo, no ante los otros, sino ante ese hijo o hija que te tiene como primer referente.

El Deporte ayuda, si ajustamos algunos detalles para hacer de el, una experiencia enriquecedora para nuestros hijos.

Lic. Germán Diorio
Psicólogo Especialista en Deportes.
Matrícula Profesional: N° 54496

compartir

LAS MÁS LEIDAS

Últimas noticias

Visual Portfolio, Posts & Image Gallery para WordPress